La importancia de saber escuchar

Saber escuchar a los demás es cultivar la tolerancia y la paciencia, es una forma de obtener relaciones con grandes  beneficios no sólo a su alrededor sino en su cuerpo y su vida. Antes de profundizar en un tema, es preciso que se cuestione ¿Se considera una persona tolerante y paciente? ¿Sabe escuchar a las personas? ¿Qué conflictos le ha originado el no saber escuchar?

Todas estas preguntas son necesarias responderlas con sinceridad, le ayudaran a evaluar como esta su rol al momento de escuchar. Este arte es fundamental para crecer como persona, para evitar muchos de los conflictos y de la intolerancia que se genera por no prestar atención y no permitir que la otra persona exponga sus ideas e inquietudes.

Para desarrollar la habilidad del saber escuchar es necesario comprender a los demás y desprenderse  del ego, es cierto que hay personas que cuando conversan centran su atención en lo que dirá después que termine el emisor, sin haber comprobado lo que creen haber oído y sin reconocer el tono a los matices emotivos del interlocutor.

Es claro que las personas que saben escuchar presentan altos niveles de inteligencia emocional, además es considerada como la primera de las aptitudes que determinan el manejo de las relaciones interpersonales, que posibilita comprender a los demás y en el que se incluye percibir sentimientos, perspectivas ajenas e interesarse activamente por sus situaciones personales.

Para convertirse en un buen comunicador basándonos en el poder de escuchar, podemos implementar algunas medidas inteligentes basadas en el respeto y el sentido común, tales como:

 

- Valorar la capacidad de escuchar como una cualidad importante.

- Conversar de manera consciente.

- Respetar los estilos de personalidad individuales.

- Evitar la tendencia a juzgar y contradecir, a menos que se requiera.

- Practicar el control verbal (hablar lo necesario) y acostumbrarse a escuchar.

- Controlar el impulso de interrumpir, desmentir o aconsejar.

- Respetar los valores, objetivos y emociones de los otros.

- Brindar atención completa, tanto auditiva, visual o corporal al otros.

- Responder a preguntas o afirmaciones con palabras o gestos.

- Estimular con preguntas al otro, para que se exprese fluidamente.

Fuente: Todos los Derechos Reservados © Renny Yagosesky (Abril 03- 2006) www.LaExcelencia.com

 Ser escuchados es una necesidad, por lo que saber escuchar es un mecanismo de conexión con los otros muy poderoso y lamentablemente subestimado. Puede aprenderse y existen técnicas que favorecen la buena comunicación y por ende las relaciones positivas. La idea es querer, saber cómo y ponerlo en práctica hasta alcanzar dominio. Los resultados serán positivos y se harán sentir rápidamente.

 

Ismael Cala: “El secreto del buen hablar es saber Escuchar”

 

Por: Samantha Sanabria.